Centro Cultural e Histórico José Figueres Ferrer

Exposiciones

 

Auditorio
Corina Rodríguez López

Se mantiene abierta de febrero a diciembre, principalmente con la exposición de obras de artistas emergentes. Cada mes, los visitantes podrán apreciar una muestra diferente de pintura, fotografía, escultura, dibujos o artesanía.

 

“Capillus et maculas”

El propósito de representar cabelleras, vellos y pelos mediante tinta china se debe al interés por resolver, dichos elementos, a través de manchas, chorretes, salpicaduras, esparcidos, goteos, entre otros; la propuesta presenta dos grafismos: uno más cuidadoso para la representación del personaje (esto con plumilla) y otro más aleatorio y un tanto lúdico, como son las máculas, con el deseo de resaltar ese contraste en los trabajos. El afán es observar las diferentes posibilidades en que se pueden representar cabellos humanos para lograr diferentes características en los personajes, sin embargo, esto hace que la cabellera o vellosidad sea el protagonista en la representación, pues es quien brinda una particularidad más orgánica al dibujo y a la figura. Por otra parte, esta carga distintiva en cada personaje le brinda naturalidad, cierta humanidad al personaje que, reforzado con la expresión del rostro o la representación del cuerpo, consigue significar a cada dibujo con ciertas emociones. Es sustancial valorar la carga simbólica de las cabelleras, pues estás en relación con el hombre: “Simbolizan sus propiedades, concentrando espiritualmente sus virtudes: se le unen por un lazo de simpatía (…) Los cabellos representan muy frecuentemente ciertas virtudes o poderes del hombre: la fuerza y la virilidad, por ejemplo, en el mito bíblico de Sansón. Llegan incluso a substituirlo completamente (…)” (Chevalier, 1986, p. 218). Asimismo, la larga cabellera de las mujeres suele ser signo de femineidad, la barba en los hombres (por ejemplo los dioses griegos) se identifica como símbolo de sabiduría. Por ende, tanto la carga simbólica de las representaciones -cabelleras, vellos y pelos-, como las expresiones de los personajes y, aunados a, una técnica fortuita posibilitan las representaciones de personalidades cotidianas pero inquietantes, donde la mácula es esencial. De esta manera, la representación de la cabellera, el vello y el pelo, como símbolos cotidianos de la sociedad, son interpretados gráficamente como máculas: manchas, chorretes, salpicaduras, esparcidos y goteos, con lo cual se resignifican con las expresiones de los personajes y los paratextos de las obras. Son esos personajes cotidianos que se connotan como idílicos lo que interesa, siendo el vello una mácula sígnica.

Chevalier, Jean. (1986). Diccionario de símbolos. Barcelona: Editorial Herder

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Noticias
Reciba un aviso por correo cada vez que hay algún evento nuevo en el Centro. Suscribirse